¿Qué es una resonancia magnética?

MRI significa imágenes por resonancia magnética. Es una herramienta de diagnóstico segura e indolora que utiliza ondas de radio y campos magnéticos para producir imágenes detalladas de estructuras y órganos dentro del cuerpo. La tecnología es diferente de la tomografía computarizada (TC) porque no usa radiación.

Las imágenes de resonancia magnética se producen cuando los átomos de hidrógeno dentro del cuerpo entran en contacto con un campo magnético y ondas de radio sintonizadas. Una poderosa antena capta la reacción de los átomos de hidrógeno y envía señales a una computadora que convierte los datos en imágenes de alta resolución del cuerpo.

Los médicos utilizan la resonancia magnética para visualizar diferentes anomalías dentro del cuerpo humano, como problemas con la columna, el cerebro, el corazón y el abdomen. La resonancia magnética ayuda a diagnosticar problemas con el sistema nervioso, los oídos y los ojos. A diferencia de la ecografía, la tomografía computarizada y los rayos X, la resonancia magnética proporciona información e imágenes más precisas. ¡Sigue leyendo!

Historia de la resonancia magnética (MRI)

Antes del desarrollo de la resonancia magnética, los científicos estudiaron la resonancia magnética dentro de diferentes sustancias químicas, y esto se conocía como resonancia magnética nuclear o NMR. En 1945, se descubrió que el núcleo de los átomos resuena en un campo magnético.

La espectroscopia es el estudio de las propiedades biológicas, físicas y químicas de la materia. Estudia el desplazamiento químico, una variación en la distribución de electrones a través de las sustancias químicas. La investigación muestra que la espectroscopia se transformó más tarde en imágenes de resonancia magnética.

En 1969, el Dr. Raymond Damadian experimentó con células cancerosas y planteó la hipótesis de que podrían diferenciarse de las células no cancerosas mediante resonancia magnética. Según el Dr. Damadian, las células cancerosas pueden contener más agua, lo que significa que aparecen en resonancia magnética debido a la mayor cantidad de átomos de hidrógeno.

En 1971, Paul Lauterbur realizó un experimento similar para observar la diferencia entre tejidos cancerosos y no cancerosos. Obtuvo imágenes de dos tubos de ensayo llenos de agua con la ayuda de resonancia magnética para producir la primera imagen de RM. Sir Peter Mansfield estudió la anisotropía de desplazamiento químico y observó que un gradiente de campo magnético ayuda a analizar la estructura atómica de los productos químicos.

Los tres científicos hicieron esfuerzos sustanciales para desarrollar técnicas para producir tales imágenes. Damadian desarrolló un escáner humano, Lauterbur se centró en el método de proyección utilizado en la reconstrucción del movimiento, y el trabajo de Mansfield implicó escanear piezas de estructura que se combinan para producir la imagen. En 1974, Mansfield produjo con éxito una imagen de un dedo en 15-20 minutos.

En 1977, Damadian creó el primer escáner corporal y lo nombró "Indomable". Las imágenes producidas por el escáner mostraron más detalles que las producidas por CAT y rayos X. En 1978, Damadian fundó "FONAR", una empresa que desarrollaría escáneres de resonancia magnética. En 1984, la FDA aprobó el primer escáner de resonancia magnética para uso en hospitales y clínicas.

¿Cómo funciona la resonancia magnética?

La resonancia magnética es una tecnología de imágenes no invasiva que produce imágenes anatómicas en 3D. Los profesionales de la salud suelen utilizar esta tecnología para el diagnóstico, la detección de enfermedades y el seguimiento del tratamiento. La resonancia magnética es una tecnología poderosa que detecta los cambios en el eje de rotación de los protones que se encuentran en el agua.

La resonancia magnética emplea un poderoso campo magnético que fuerza a los protones del cuerpo a entrar en contacto con el campo. La máquina de resonancia magnética pulsa una corriente de radiofrecuencia a través del cuerpo del paciente para estimular los protones, que se tiñen contra la atracción del campo.

Los sensores de la máquina detectan la energía cuando el campo está apagado. Como resultado, los protones comienzan a realinearse con el campo magnético. La estructura química de las moléculas, el tiempo, el entorno y la cantidad de energía liberada para determinar el realineamiento de los protones con el campo magnético. Según las propiedades magnéticas, los médicos distinguen entre diferentes tipos de tejidos.

El procedimiento consiste en colocar el cuerpo del paciente en un imán grande donde permanece inmóvil para evitar imágenes borrosas. Un médico puede administrar un agente de contraste como gadolinio al paciente por vía intravenosa antes de la resonancia magnética. El propósito es acelerar los protones para hacerlos realinear con el campo magnético. Como resultado, la máquina produce una imagen mucho más brillante y clara.

Preparación

La realización de una prueba de resonancia magnética no requiere ninguna preparación especial. El paciente debe dejar en casa objetos que contengan metal, como joyas, anteojos, cinturones, etc. La regla general es retirar todos los dispositivos electrónicos de la sala de resonancia magnética. Aunque los empastes dentales y los aparatos ortopédicos son seguros, pueden interferir con algunas exploraciones.

Un médico puede preguntar a los padres si el niño tiene clips de metal de una cirugía anterior porque puede causar problemas debido a un campo magnético fuerte. El paciente también puede recibir sedación si tiene dificultades para permanecer quieto. En tal situación, una enfermera supervisará el procedimiento y cuidará al paciente. Es posible que se requiera ayuno si el examen de resonancia magnética del paciente está programado con sedación.

Procedimiento

Algunos exámenes de resonancia magnética requieren que el médico le dé contraste al paciente. Se usa para resaltar ciertas áreas del cuerpo como vasos sanguíneos y tejidos. Una solución de contraste es indolora y segura, pero algunos pacientes pueden presentar reacciones alérgicas. El paciente debe informar al médico si experimentó algún problema durante un procedimiento de resonancia magnética anterior.

Si el paciente necesita un contraste para el examen de resonancia magnética, el médico le administrará un contraste intravenoso antes de comenzar el procedimiento. Cuando el examen de resonancia magnética esté a punto de comenzar, el profesional de la salud ayudará al paciente a subir a la mesa de examen. Luego, deslizará la mesa en el área circular del escáner.

El médico o el tecnólogo de resonancia magnética saldrá de la habitación y comenzará a tomar imágenes. Nuevamente, el paciente debe permanecer quieto en el escáner para que la máquina pueda producir imágenes precisas y de alta calidad.

Durante el examen de resonancia magnética, el paciente escuchará sonidos fuertes del escáner. Recuerde, estos sonidos son normales y no causan ningún daño al paciente. Si el paciente se siente incómodo, puede comunicarse con el médico a través de un intercomunicador.

Una vez finalizado el examen, el profesional ayudará al paciente a levantarse de la mesa. Si el médico ha utilizado sedación, trasladará al paciente al área de recuperación donde una enfermera controlará los efectos de la sedación. A continuación, la enfermera proporciona al paciente instrucciones de alta e información de contacto en caso de una emergencia.

Tipos de exámenes de resonancia magnética

Los profesionales de la salud utilizan exámenes de resonancia magnética para evaluar diferentes condiciones de salud, como el cerebro, el cuello, la médula espinal y otros órganos. También se puede utilizar para observar anomalías en diferentes partes del cuerpo, incluidos los vasos sanguíneos, las articulaciones, el corazón, el pecho y el abdomen.

RM funcional

La resonancia magnética funcional se utiliza para detectar anomalías en el cerebro. También se usa para medir la actividad cerebral mediante el análisis de cambios en el flujo sanguíneo al sistema nervioso central. El concepto se trata de detectar cambios en el flujo sanguíneo y la oxigenación, que se produce debido a la actividad neuronal.

Cuando su cerebro consume más oxígeno, se vuelve más activo. Es por eso que hay un aumento del flujo sanguíneo al área activa del cerebro. Al igual que otros procedimientos de resonancia magnética, una resonancia magnética funcional utiliza un dispositivo grande que contiene un poderoso imán y ondas de radio para mostrar las estructuras y los órganos del cuerpo. Normalmente, el procedimiento tarda menos de 60 minutos en producir imágenes.

Venografía por resonancia magnética

Es una técnica de imágenes no invasiva que se usa para enfocarse en las venas del cuerpo. Las venas son responsables de transportar sangre desde diferentes órganos del cuerpo hasta el corazón. Cuando la sangre llega al corazón, se envía a los pulmones en busca de oxígeno. Al mismo tiempo, recupera nutrientes vitales.

La venografía por resonancia magnética o MRV evalúa el flujo de sangre y detecta anomalías como coágulos de sangre. El procedimiento también se puede utilizar para detectar anomalías estructurales en las venas, problemas de flujo sanguíneo en el cerebro y trombosis venosa.

Un profesional de la salud también usa MRV para evaluar condiciones que pueden causar síntomas neurológicos graves como hidrocefalia de presión normal, hipertensión intracraneal y otros.

Resonancia magnética cardíaca

La resonancia magnética cardiovascular utiliza un potente campo magnético para producir imágenes detalladas del corazón y las áreas circundantes. Los profesionales de la salud utilizan la resonancia magnética cardíaca para monitorear las condiciones de salud asociadas con el corazón.

También se utiliza para detectar problemas con la estructura y la anatomía del corazón. Tenga en cuenta que el procedimiento no utiliza radiación ionizante para la formación de imágenes. La resonancia magnética cardíaca ayuda a producir imágenes de alta calidad de los órganos cardiovasculares.

Escaneos de mama

La resonancia magnética de la mama es una prueba de diagnóstico para controlar la anatomía de la mama y detectar tumores. El procedimiento se utiliza para capturar diferentes imágenes de la mama, que se combinan y procesan a través de una computadora para producir imágenes más claras y de alta calidad.

Aunque la resonancia magnética es más eficaz que la ecografía, es un procedimiento costoso. Por lo general, un médico decide si realizar una resonancia magnética o una ecografía de la mama según el estado y los síntomas de la paciente.

Angiografía por resonancia magnética

La angiografía por resonancia magnética o MRA es uno de los métodos de resonancia magnética que utiliza ondas de radio y un potente campo magnético para producir imágenes de los vasos sanguíneos. Es un procedimiento eficaz que puede detectar eficazmente anomalías dentro de las estructuras internas del cuerpo.

Es una prueba de diagnóstico que no usa radiación, pero el médico puede inyectar material de contraste en el cuerpo del paciente. La mayoría de las veces, el material de contraste utilizado para este procedimiento no causa ninguna reacción alérgica. Por otro lado, el material de contraste utilizado para la TC puede provocar reacciones alérgicas. Considere esto, podemos decir que la MRA es más segura que la TC para los pacientes.

Aplicaciones o usos de la resonancia magnética

Los escáneres o máquinas de resonancia magnética se utilizan mejor para producir imágenes de tejidos blandos o partes no óseas del cuerpo. La resonancia magnética es diferente de la tomografía computarizada porque no utiliza rayos X ni radiación ionizante que pueda dañar los tejidos blandos. El uso de resonancia magnética es más beneficioso que la tomografía computarizada en términos de imágenes de alta calidad.

Los exámenes de resonancia magnética se realizan para producir imágenes más precisas de diferentes órganos del cuerpo, incluidos el cerebro, la médula espinal, los músculos, los ligamentos, los nervios, los tendones, etc. Además, la resonancia magnética se utiliza para obtener imágenes más claras de las lesiones de hombro y rodilla.

La resonancia magnética es un procedimiento eficaz que puede ayudar al médico a diferenciar entre la materia gris y blanca en el cerebro. También es útil para diagnosticar tumores y aneurismas. La resonancia magnética no utiliza ningún tipo de radiación.

La mayoría de los profesionales de la salud utilizan esta modalidad cuando requieren imágenes más frecuentes para el diagnóstico y la terapia, particularmente en el cerebro. Sin embargo, la resonancia magnética es más costosa que las tomografías computarizadas y las radiografías.

Como se mencionó anteriormente, la resonancia magnética funcional o fMRI es un procedimiento especial que se utiliza para observar la estructura del cerebro. Además, se utiliza para determinar las áreas activas del cerebro que consumen más oxígeno.

La IRMF es un procedimiento sofisticado que puede ayudar a los profesionales de la salud a comprender la organización avanzada del cerebro y evaluar el estado neurológico del paciente. La investigación muestra que la resonancia magnética es uno de los procedimientos más seguros para producir imágenes del cuerpo humano.

La mayoría de las veces, el examen no causa ningún dolor y el campo magnético no da lugar a daños en los tejidos. Sin embargo, los profesionales de la salud deben seguir las pautas de seguridad para realizar el procedimiento con precisión. Asimismo, un examen de resonancia magnética es adecuado para personas de todas las edades.

Riesgos asociados con los exámenes de resonancia magnética

La investigación muestra que las máquinas de resonancia magnética no emiten las radiaciones ionizantes de los rayos X. En general, la radiación ionizante se encuentra en tomografías computarizadas y en imágenes de rayos X. Sin embargo, la resonancia magnética utiliza un fuerte campo magnético y ondas de radio para producir imágenes de alta calidad.

El campo magnético aplica fuerzas poderosas sobre algunos tipos de objetos magnéticos, incluidos hierros y aceros. La fuerza magnética utilizada en la resonancia magnética puede lanzar una silla de ruedas por la habitación. Es por eso que los pacientes deben informar al médico sobre cualquier forma de metal o implante en su cuerpo antes de someterse a un examen de resonancia magnética.

Implantes

Los pacientes con diferentes tipos de implantes, marcapasos, desfibrilador cardioversor, implantes cocleares, bombas de insulina y registradores de bucle deben someterse a un examen de resonancia magnética. El fuerte campo magnético puede causar daños a los órganos internos, especialmente en pacientes con implantes.

ruido

Algunos pacientes que se someten a exámenes de resonancia magnética requieren protección especial para los oídos. En general, la máquina de resonancia magnética produce ruidos o sonidos como pitidos y tintineos. Si la intensidad de estos sonidos es superior a 120 decibeles, el paciente debe usar equipo de protección auditiva. Recuerde, la alta intensidad del ruido no ocurre en todos los tipos de exámenes de resonancia magnética.

Estimulación nerviosa

Algunos pacientes pueden sentir espasmos mientras se someten a un examen de resonancia magnética. Se debe principalmente al cambio de campo en el procedimiento. Se requiere que un médico o tecnólogo opere la máquina con cuidado o según las pautas.

Agentes de contraste

Algunos exámenes de resonancia magnética requieren que el médico inyecte agentes de contraste en el cuerpo del paciente para obtener imágenes de alta calidad. Sin embargo, los pacientes que padecen insuficiencia renal y aquellos que requieren diálisis deben informar al médico sobre su condición.

La razón es que algunos pacientes con insuficiencia renal que se someten a un examen de resonancia magnética pueden desarrollar un trastorno llamado fibrosis sistémica nefrogénica. Los pacientes que reciben gadolinio son muy propensos a este trastorno.

Las investigaciones muestran que los pacientes en diálisis no deben recibir gadolinio hasta que sea esencial. Además, el paciente debe someterse a diálisis lo antes posible después del examen de resonancia magnética para eliminar el agente de contraste del cuerpo.

El embarazo

Aunque hay poca evidencia sobre los efectos del procedimiento de resonancia magnética en el feto, es esencial evitar las resonancias magnéticas durante el embarazo, especialmente al principio del embarazo. Esto se debe a que los órganos del bebé se forman en el primer trimestre y existe el riesgo de que el agente de contraste ingrese al torrente sanguíneo del feto. Por lo tanto, es una buena decisión evitar las resonancias magnéticas al comienzo del embarazo.

Claustrofobia

Las personas con síntomas de claustrofobia no deben someterse a un examen de resonancia magnética. La mayoría de las veces, les resulta difícil permanecer quietos en la máquina. Además, para algunas personas no es fácil permanecer en la máquina durante mucho tiempo.

Es por eso que los profesionales de la salud deben asegurarse de brindar suficiente información a los pacientes sobre las máquinas de resonancia magnética, sedación, anestesia y técnicas de visualización. Brindar información e instrucciones al paciente puede ayudar psicológicamente y es posible que el paciente no sienta ninguna molestia durante el procedimiento.

Algunas otras formas de superar los problemas son mirar una película o escuchar música, cubrirse los ojos o mantener presionado el botón de pánico. Algunas máquinas de resonancia magnética están abiertas a los lados, lo que permite que el paciente se sienta cómodo.

El concepto detrás de la máquina de resonancia magnética abierta es ayudar al paciente a sentirse cómodo y tranquilo durante el procedimiento. Aunque las máquinas de resonancia magnética abierta vienen con la última tecnología, es posible que no produzcan imágenes de calidad de las estructuras internas.

Ultimas palabras

La resonancia magnética o MRI es un procedimiento avanzado que utiliza un poderoso campo magnético y ondas de radio para examinar diferentes órganos y estructuras dentro del cuerpo. Los profesionales de la salud utilizan las imágenes por resonancia magnética para diagnosticar una amplia variedad de afecciones, desde ligamentos desgarrados, tejidos dañados y tumores hasta problemas del cerebro y la médula espinal.

Es fundamental saber que la resonancia magnética es un procedimiento indoloro y seguro para los pacientes. Sin embargo, algunos pacientes pueden tener dificultades para tolerar los sonidos fuertes producidos por la máquina. Además, los pacientes con implantes no deben someterse a un procedimiento de resonancia magnética. Por último, es una herramienta poderosa que produce imágenes de alta calidad y precisión que muchos otros métodos de radiología.

es_ESSpanish